Siempre que voy a un nuevo país me doy cuenta del valor de nuestro peso mexicano, yo ya estaba acostumbrada a llegar a cualquier lugar y darme cuenta que al convertir los precios a pesos casi siempre todo es más caro que en México, dicen por ahí que «El que convierte no se divierte»...