Dejar Punta Sal nos costaba trabajo, alejarnos de la suave arena, el caliente sol y la tranquilidad era algo que no queríamos hacer, pero teníamos trabajo pendiente y la falta de internet en el bello pueblo nos hizo movernos hacia la «civilización». Con resignación avanzamos hacia...