Aún recuerdo cuando era niña y viajábamos por todo el Espinazo del diablo en busca del paraíso. Año con año las visitas a Mazatlán se hicieron tradición en mi familia, los deliciosos mariscos, el mar con grandes olas y la música norteña por todas las esquinas lo hacían el destino favorito de...