Por fin regresamos a Colombia, estábamos emocionados al saber que volveríamos a comer ajiaco, arepas, tomar agua panela, beber cerveza águila y escuchar vallenato :). Nuestra parada obligada sería Medellín ya que allá teníamos a nuestro compañero fiel «El Poderoso», nuestro hermoso...