Hace muchos años había tenido la suerte de visitar Bolivia, me había subido a un autobús desde Chile y había cruzado una frontera desolada, caliente y con mucha tierra, en algún punto en medio de la nada un autobús paso y me subió para llevarme hasta Uyuni. Ese primer encuentro con este país...