El olor a Copal invade las calles, las flores de cempasúchil saturan con su color amarillo los mercados, las máscaras de madera no dejan de moverse al ritmo de la música de los violines, el pan de muerto lo ofrecen por todas las esquinas, las calaveritas de dulce, muchas llenas de hormigas...